Al conocernos Sonia nos dijo que quería “recuperar el brillo y la sonrisa en mis ojos”.  A raíz de su enfermedad y de tener que pasar muchas horas en el Hospital perdió amistades y su mundo se fue haciendo cada vez más pequeño. Su ilusión era poder visitar un lugar donde siempre hay alegría, ir a Disneyland París y conocer el universo de Alicia en el País de las Maravillas: “para poder olvidar todos mis problemas, dejarlos a un lado y pasarlo bien. Sentirme como que si nada de esto hubiera pasado.”

Desde el primer momento toda la familia de Sonia se volcó en ayudarla para conseguir hacer realidad su ilusión. Su madre preparó unos dulces y preciosos pasteles dignos de acompañar el té del Sombrerero Loco. Y Sonia y su padre tenían que investigar sobre el parque y conocer bien todas las zonas. ¿Qué atracciones verían? ¿Dónde se montarían? A medida que Sonia iba investigando y trabajando para hacer realidad su ilusión, le costaba menos imaginarse paseando por la calle de Main Street de Disneyland, el lugar dónde sus problemas se harían tan pequeños. Sonia también hizo unos dibujos preciosos y un avión para que Vueling la ayudara a llegar a su ilusión.

Sonia pastel

Día a día, Sonia recuperaba la sonrisa y sus ojos brillaban de nuevo, volvía a ser aquella niña que como su madre dijo  "allí donde iba lo iluminaba todo, solo con sus ojos.”. Una chica encantadora, sensible y, sobre todo, ilusionada ante la perspectiva de visitar el mundo de Alicia.

SoniaAlicia

Al regresar de su aventura en Disneyland, Sonia nos contó que todo había sido fantástico: “¡He disfrutado como una niña pequeña, me lo he pasado muy, muy bien con mi familia!”. Confesó que se había montado en todas las atracciones, que ya estaba pensando en volver, algún día. Y lo mejor de todo... nos paró de sonreír mientras recordaba la aventura de su mayor ilusión.

Ayúdanos a hacer 
realidad las ilusiones de
niños enfermos.

 HAZ UN DONATIVO

Deja tu mensaje:


Subir vídeo
Subir vídeoCambiar

No hay comentarios